Facebook Twitter Google +1     Admin

¿Casualidad? después de su condena al genocidio de Israel en Líbano, The New York Times ataca a Chávez

por tribunachilena el 23/08/2006 10:51, en sin tema

20060823145132-zz124.jpg(IAR-Noticias) 22-Agosto-06

The New York Times es el máximo vocero y representante del lobby judío financiero de Nueva York, su voz más autorizada, además de su condición de portavoz de todos los intereses sionistas que controlan la Casa Blanca, la Reserva Federal, los grandes consorcios mediáticos, Silicon Valley, el Complejo Militar Industrial, en suma, todo los vasos comunicantes que controlan el poder real en el Imperio norteamericano.

Como se sabe, hasta ahora Wall Street (de quién el Times es principal vocero) había observado una actitud "moderada" frente a Chávez, que contrastaba con la guerra en su contra que lanzan permanentemente los halcones y gusanos de Washington y el Pentágono.

Por eso a muchos "analistas" del sistema les sorprendió que New York Times publicara un artículo contra Chávez, firmado por sus corresponsal en Caracas, y titulado: "Venezuela: la retórica separa y el dólar une".

Por medio del artículo el Times quiere resaltar el "doble discurso" de Chávez señalando que "al tiempo que las palabras entre Caracas y Washington se tornan más hostiles y dan la impresión de que entre ambos va abriéndose la distancia, el comercio entre Venezuela y Estados Unidos está aumentando".

Después de detallar la "beneficiosa" relación comercial bilateral, enmarcada por el petróleo, el Times afirma que esa relación "representa el crecimiento más acelerado en valor de carga entre los 20 socios principales de comercio de Estados Unidos, según WorldCity, empresa con sede en Miami que sigue muy de cerca la actividad comercial estadounidense".

El auge -puntualiza el diario- "se produce incluso al tiempo que Chávez ha hecho su mayor esfuerzo por tratar de redirigir el comercio hacia naciones de mentalidad más afín a la suya. El mandatario venezolano ya estableció un nuevo acuerdo socialista de comercio con Cuba y Bolivia. Ahora, se pueden ver unos cuantos automóviles chinos en las salas de exhibición locales y los tractores iraníes están saliendo de una nueva línea de montaje. Además, en poco tiempo, una empresa rusa planea abrir aquí una fábrica de fusiles Kalashnikov".

Remarcando la contradicción y el "doble discurso", el Times subraya que "de cualquier forma, las cifras del intercambio comercial ilustran una brecha creciente entre los discursos cada vez más antiestadounidenses de Chávez, enfocados a revolucionar su base política, y las necesidades de la economía venezolana, por lo demás liberal".

Luego señala que "documentos normativos muestran que la economía de Venezuela, que registró un crecimiento de 9.4 por ciento durante el primer trimestre de este año, está elevando las ganancias de muchas empresas estadounidenses".

"Por ejemplo -dice el Times- las exportaciones a Estados Unidos que no están relacionadas con el petróleo aumentaron 116 por ciento en los primeros tres meses del año en curso, según datos del Instituto Nacional de Estadística. Venezuela también mantiene estrechos vínculos con bancos de Wall Street, al tiempo que las firmas Morgan Stanley y Credit Suisse asesoran a los gobiernos de Venezuela y Argentina con respecto a su próxima venta de ,000 millones en bonos".

Según el portavoz de Wall Street "en la frenética capital de Venezuela, la penetrante presencia de marcas y publicidad de productos estadounidenses marcan un contraste con los coloridos murales que presentan heroicamente a Chávez y Simón Bolívar, así como las vallas y anuncios espectaculares con lemas contra el presidente George W. Bush".

El Times remata su intento de demolición de Chávez revolucionario, afirmando que "los flexibles y resistentes nexos con Estados Unidos son demasiado para algunos detractores de Chávez en la izquierda, incluido Douglas Bravo, ex comandante guerrillero de orientación marxista que estuvo cerca de Chávez en alguna época, pero que ya rompió con él a causa de la profunda dependencia venezolana de las empresas del ramo energético de los países industrializados".

''Si ven su discurso y oratoria, este es un gobierno revolucionario'', dijo Bravo -citado por el Times- en una reciente entrevista con el diario El Nacional. ``Pero, si ven lo que ha logrado, este es un gobierno neoliberal''.
Como se verá The New York Times, incluso se apoderó del discurso y los argumentos de la izquierda para utilizarlo contra Chávez.

Pero lo más llamativo es que esta campaña del Times aparece luego de que el presidente de Venezuela condenara el genocidio militar perpetrado por Israel en Líbano y de que ordenara el retiro de su embajador en Tel Aviv en protesta por la invasión y la masacre del estado judío.

Además Venezuela (junto con Cuba, Irán y Siria) levantó su voz condenatoria frente a la complicidad de todos los gobiernos y de la ONU que permitieron la extensión de los bombardeos durante un mes, destruyendo Líbano y asesinando e hiriendo a miles de civiles inocentes.

En declaraciones a la cadena árabe Al Jazeera, hace dos semanas, el presidente venezolano comparó a los bombardeos israelíes contra civiles en Líbano con la masacre perpetuada por los nazis en el Holocausto.
"Ellos (los israelíes) están haciendo lo que Hitler hizo contra los judíos", declaró Chávez en una entrevista con Al Jazeera trasmitida el viernes desde Dubai.

"Israel está enloquecido y aplica al pueblo de Palestina y de Líbano lo mismo que ellos han criticado y con razón: el Holocausto. Pero esto es un nuevo holocausto", expresó Chávez.

Las declaraciones de Chávez levantaron la ira de las poderosas organizaciones comunitarias del lobby judío que apoyaron abiertamente abiertamente el crimen de guerra israelí en Líbano.

Una de las más poderosas organizaciones del lobby judío, la Liga contra la Difamación (ADL, por sus siglas en inglés), el principal organismo contra el "antisemitismo" en el mundo con sede en Nueva York, instó a Chávez en una carta a que considerara el impacto que sus declaraciones contra Israel podrían tener en Venezuela.

Dos semanas después, The New York Times se encargó de cumplir la sentencia mostrando que Wall Street ya no comulga con los métodos de Chávez.

Y como indica la lógica del sentido común: si al patriciado financiero-sionista de Nueva York Chávez ya "no le cae bien" es hora de empezar a creer que el presidente venezolano camina cada vez más por la buena senda.
Que no es precisamente la senda del lobby judío que controla al mundo y al The New York Times.


 



¿Buscas algo?

Utiliza este buscador:

Si no encuentras lo que buscas escrbenos un comentario.

Enlaces

Algunos sitios recomendados

    Secciones

    Todas las secciones del blog