Blogia
T r i b u n a c h i l e n a
Prueba Amazon Prime 30 días gratis

Los políticos patronales encienden luces de alarma

Los políticos patronales encienden luces de alarma

Por Nicolas Miranda  (Clase contre Clase)

 

El caso van Rysselberghe se resolvió con su renuncia, al tiempo que se multiplicaban las denuncias de posibles casos de corrupción, favoritismos y nuevos engaños. Las tensiones al interior de la derecha estallaban: Carlos Larraín no fue a uno de los comités políticos de La Moneda, ni a la conmemoración que hizo la UDI de Jaime Guzmán. La UDI está trisada entre quienes defendían a la ex Intendenta y las que apoyaban su salida. ¿Resuelve algo de los problemas de fondo, y cuáles eran estos? No parecen ser problemas de diferencias en líneas políticas, profundas al menos, entre los dos partidos de gobierno, sino más bien de otros dos asuntos: uno, la repartija de cargos, por que el botín del estado es tentador para los representantes de los intereses patronales (de ahí la multiplicación de casos de corrupción o reuniones secretas que terminan haciéndose públicas a fin de defender algún interés patronal o de algún poder, como algunos curas de la Iglesia, caso Karadima-Matte-Chauan). A la vez por lo que representan para armar estructuras electorales con vistas a las elecciones por venir los próximos años. El otro asunto es ese precisamente, la figura presidencial: ¿será de la UDI o de RN, y quién de cada uno de estos partidos? De hecho, a tres años de las elecciones presidenciales, ya se formó una comisión UDI-RN para ir trabajando ese tema y no les explote en la cara. Además, los especialistas de turno, hablan de los problemas en las relaciones gobierno-partidos, la falta de muñeca política para prever situaciones, etc. Son elementos que participan en este estallido continuo de problemas, tensiones y crisis políticas. Pero son apenas circunstanciales. De fondo, está aquello otro: partidos patronales, hoy de la derecha ayer de la Concertación, que trabajan para sí mismos a la vez que para los patrones, en una democracia patronal cada vez más ajena a las preocupaciones e intereses del pueblo trabajador.

El resultado total fue mantener el debilitamiento del gobierno y de sus partidos. Lo refleja por segundo mes consecutivo la encuesta Adimark. Hay un descontento que recorre al pueblo trabajador. Aún pasivo. También la patronal está prudentemente descontenta (ver CPS nº 60).

El problema para los partidos patronales, es que ese descontento no lo puede canalizar la Concertación, como antes podía hacerlo: su bajo apoyo que reflejan también las encuestas lo confirma.

El gobierno sin embargo, se consuela diciendo que detuvo la caída, en fin… Y que se trata de un problema comunicacional, de no transmitir bien sus logros (las “leyes sociales”), en fin… Pueden repetir, por ejemplo, una y otra vez, que el Ingreso Etico Familiar es un gran logro, pero no pueden ocultar con eso los salarios de hambre que pagan los patrones, y que se siente cada vez más con la inflación creciente de los productos que consume el pueblo trabajador. Esta inflación superó con creces el aumento del salario mínimo del 2010 de 4,2%. A la vez que las ganancias de las empresas crecen en un 36%, a la vez que realizan ventas millonarias (por más de 266 mil millones de dólares, que son un 30% más que todo el PBI de Chile que alcanza unos 203 mil millones de dólares).

A su vez, las perspectivas económicas no son las anunciadas: para el año próximo, e inclusive este, no se llegaría a la cifra de crecimiento de la economía del 6%; y la casi nula creación de empleo en los últimos 3 meses (sólo 2.200) también pone en duda la promesa de creación de 1 millón de empleos al final de este gobierno. El problema es el efecto político que se suma a los que se vienen sucediendo: “sería un golpe duro para la credibilidad del gobierno no cumplir la meta de 200 mil nuevas plazas este año”. (Estrategia, 4/4/2011).

Las continuas crisis políticas, la incapacidad de la Concertación para canalizar el descontento pasivo como antes, la creciente instalación de una carestía de la vida para el pueblo trabajador haciendo presente los salarios de hambre por comparación con las crecientes ganancias de los patrones, comienzan a encender luces de alarma.

Un militante RN, R. Gazmuri, dando cuenta de lo que llama partidocracia, que no es más, en realidad (pues los partidos están debilitados y deslegitimados) que las características autoritarias y para ricos de la democracia de la derecha y la Concertación, plantea que: “lo sucedido en los últimos días en el Medio oriente, nos advierte que los ciudadanos utilizando las redes que les proporciona la tecnología, son capaces de recuperar el poder, que les pertenece, de las manos de quienes se los han usurpado. Que no nos veamos obligados a llegar al: ‘Por quién doblan las campanas; las campanas doblan por ti’.” (El Mostrador, 1/4/2011).

A su vez, Ricardo Lagos, presentando su documento “Chile 2030: siete desafíos estratégicos y un imperativo de equidad”, donde plantea un “nuevo pacto social y fiscal”, concluye que es necesario “encarar entre todos este tema, para evitar convertirlo en parte de la lucha política cotidiana” (Diario Financiero, 30/3/2011).

¿Qué nos están diciendo? Que los políticos patronales deben apurarse en realizar reformas por arriba, cosméticas, para evitar que la clase trabajadora y todos los explotados y oprimidos tomen la resolución de sus demandas en sus propias manos.

Aún cuentan con tiempo, y con ayuda. Cuentan con tiempo: la clase trabajadora libra algunas batallas en defensa de sus demandas, sin embargo aún la relación de fuerzas con la clase patronal le es desfavorable. Y con ayuda: la CUT dirigida por la Concertación y el PC, en boca de Arturo Martínez (aunque no tienen unanimidad al respecto) planteó una negociación plurianual del salario mínimo (es decir, no negociarlo año a año, sino una negociación que valga para 3 años), con el argumento de “no politizar” la discusión. Lo que se necesita, por el contrario, es politizar a la clase trabajadora: que luche por una política independiente de toda variante patronal, sea la derecha o la Concertación.

http://www.ptr.cl/nacional/cps-n%C2%BA-61-los-politicos-patronales-encienden-luces-de-alarma/

0 comentarios