Facebook Twitter Google +1     Admin

Sangre y tierra lafkenche; Arnaldo Pérez Guerra. Azkintuwe* / La Insignia. Chile, noviembre del 2006.

por tribunachilena el 27/11/2006 12:59, en Ciencia

20061127165911-arnal38.jpg

Puerto Saavedra-La Carretera de la Costa es un megaproyecto ideado por las forestales. El tramo sur unirá desde Concepción hasta San Juan de la Costa -en la X Región-, pasando por Tirúa, Carahue, Puerto Saavedra, Toltén y Valdivia. Las forestales expandirán su negocio plantando pinos y arrasando con el bosque nativo. Pero también está el interés de explotar turísticamente las costas del lago Budi.

En 1997, las comunidades lafkenche presentaron un recurso de protección contra el Ministerio de Obras Públicas (MOP) y la concesionaria Ingeniería Cuatro, ante la Corte de Apelaciones de Temuco. Ingresaron ilegalmente a las comunidades de Collileufu, Conin Budi, Piedra Alta y Tragua Tragua, destruyendo cercos y alambrados, realizando levantamientos de terreno, colocando puntos de referencia y estropeando siembras. Cortaron renovales de eucaliptos e intervinieron en sitios ceremoniales: nguillatuwe, un cerro treng treng y un cementerio. Los lafkenche se han negado a la construcción de la carretera por más de diez años. Han logrado impedir que se construya, pero hace unos meses se echó a andar el proyecto bajo el título de "mejoramiento de caminos". Incluye el mismo metraje, la diferencia es sólo el nombre.

"Violaron espacios sagrados como el nguillatuwe -el lugar de nguillatun, el principal rito mapuche-, elegido en tiempos inmemoriales. Funcionarios de Vialidad intentaron por años hacernos firmar una autorización para iniciar trabajos. Decían que perderían las indemnizaciones si no firmaban", dice Jacqueline Caniguán, dirigenta del Consejo Territorial Lafkenche.

Desde 1996 se iniciaron estudios del trazado en Saavedra y Teodoro Schmidt. En un principio, las comunidades que se opusieron a la carretera fueron Malalhue, Yenehue, Peleco, Nomellangui, Isla Huapi, Treguaco, Curileufú y Metremken. El trazado pasará por sesenta comunidades, afectando a más de 6.000 indígenas. Según el MOP, en el Budi el camino proyectado es "inamovible". Los lafkenche temen que la ruta desarticule gradualmente su cultura. Para ellos su ejecución no es prioridad. Hay otras necesidades más urgentes. Prefieren que los proyectos que los afecten sean administrados por las propias comunidades, para que no se conviertan en un manto que oculta las consecuencias del desarrollo. "Compartimos la idea de desarrollo, pero es importante saber quién define este desarrollo", dice Caniguán.

"Permitir el paso de la carretera significará una derrota para nuestro pueblo. Al Estado le preocupa que la gente del mar reclamemos lo que nos pertenece y exijamos respeto por nuestra madre tierra. No nos levantamos porque nos dé la gana. Luchamos por defender la tierra porque es nuestro deber como mapuche. No podemos dejar de hacerlo. Tenemos un deber para con nuestras machis y nuestros espíritus. La carretera destruirá los cerros, matará las fuerzas que allí viven, y con ello, también nos mata a nosotros", señala el ngempin Luis Aillapán.

Comunidades como Tirúa, Pu Budi, Yenehue, Rucatraro, Romopulli y otras, serán afectadas por la carretera. Los lafkenche del Budi e Isla Huapi mantienen su cultura. La inmensa mayoría cultiva la tierra, sembrando papas, trigo y avena, aunque el uso intensivo y el monocultivo han ido deteriorando los suelos. La zona del Budi fue declarada, en diciembre de 1996, Área de Desarrollo Indígena (ADI), que implica mayores recursos asignados para los indígenas por su pobreza.

Carretera para las forestales

Para los lafkenche, la construcción de la carretera viola sus derechos ancestrales -derecho a la tierra, la vida y la cultura-, y la propia ley Indígena, que señala que "por exigirlo el interés nacional las tierras indígenas gozarán de la protección de esta ley y no podrán ser enajenadas, embargadas, gravadas ni adquiridas por prescripción, salvo entre comunidades o personas de una misma etnia". No se oponen a la construcción de una vía, pero exigen un cambio de trazado. Temen que su construcción y operación dañe irreparablemente la biodiversidad del lugar. Rutas de acceso ya han causado graves deterioros en los ecosistemas regionales y cambios masivos en el uso del suelo. Saben que la carretera será la ruta de penetración de empresas forestales y turísticas.

Jacqueline Caniguán relata que en diciembre de 2002, dos lafkenche de Pu Budi, junto a sus pequeños hijos, impidieron el ingreso por la fuerza de funcionarios del MOP que intentaban iniciar los trabajos: "Iban a generar una franja asimilable a la carretera. Venían acompañados por el Cuerpo Militar. Catalina y Margarita Marileo los detuvieron exigiéndoles que se retiraran. Hubo forcejeos. Luis Aillapán defendió a su esposa y cuñada, sin mayores incidentes. Pero el MOP inició un juicio por 'agresión'. La prensa publicó que 'encapuchados' y 'terroristas' los habían agredido".

Según el MOP, la carretera eliminará las curvas del actual camino entre Puerto Saavedra y Teodoro Schmidt. Pasará directamente por Conin Budi, Yenehue, Pu Budi, Tragua Tragua y Malalhue. "Si dijera que todos están en contra, no sería verdad. En Budi encuentras quienes dicen que instalarán negocios. Se nos tildó de terroristas. El Mercurio publicó una foto de un niño de siete años que defendía a su madre que discutía con alguien del MOP. El niño la abrazaba, llorando. Titularon 'encapuchados agreden a funcionarios del MOP'. Eso fue en enero de 2003", dice Caniguán.

El conflicto ha enfrentado a los lafkenche. Al final del puente Budi vive Leonardo Calfuleo, en el primer terreno que ocupará la carretera. "Si él firma, se construirá", dice Caniguán. Pero hasta hoy se mantiene firme. Era contrario al puente. Pero para muchos mapuche está loco. "Nos sentimos muy afectados por el proyecto. Nadie nos consultó si era necesario construir una carretera. Nos informamos después de una reunión en Puerto Saavedra, donde se anunció que la ruta pasaría por aquí. Empezamos a pedir información al ministerio y nos dijeron que esto ya estaba planificado y resuelto. Manifestamos nuestro rechazo al intendente y a las autoridades. La naturaleza es parte de nuestras vidas y esto va a ir destruyendo nuestra cultura. En el futuro, privados se instalarán en estas tierras. A pesar que la ley no autoriza que particulares las compren, lo hacen. Arriendan por cinco años y nunca más las devuelven. Con la llegada de la carretera construirán hoteles y otras urbanizaciones. La tierra es nuestra madre, nos da alimento, medicina, agua pura. Es lo que da al mapuche su identidad. Hay unos 400 lugares sagrados e históricos que deben ser respetados", dice Leonardo Calfuleo.

El trazado definitivo sólo lo conoce el MOP. Según el Consejo Territorial Lafkenche desde que se inició el proyecto ha habido muchos trazados. La idea viene desde la dictadura militar. El megaproyecto incluye construir un puerto por donde sacar la madera en Queule o en las cercanías de Mehuín. Varios estudios señalan que toda la zona posee "aptitud forestal". "Por eso, detrás de esto está Angelini y Matte. Pretenden violar la ley Indígena y que los mapuche vendan sus tierras o sacarlos por la fuerza. Aparecen los cercos quemados y se roban los animales. Empresarios turísticos ofrecen dinero para que los mapuche abandonen sus tierras", agrega Caniguán.

Pobreza extrema

Puerto Saavedra está a 85 kilómetros de Temuco. En toda la comuna hay 15.000 habitantes. El 80 por ciento es mapuche. El 83 por ciento vive en sectores rurales. Fue fundado en 1887 por el "pacificador" Cornelio Saavedra. Su primer nombre fue Misiones y posteriormente Bajo Imperial. El maremoto de 1960 transformó su geografía. Antes, el río Imperial desembocaba en la actual playa Maule. Isla Huapi -seis kilómetros al sur de Puerto Saavedra-, es una península que separa actualmente al lago Budi del mar. Budi posee una superficie de 56 kilómetros cuadrados y es una albufera, lo que lo convierte en el lago salado más austral del mundo.

En Puerto Saavedra viven 2.500 personas, mientras en Puerto Domínguez -frente al Budi-, sólo dos mil habitantes. La Encuesta Casen 2000, establece que el 21,2 por ciento de la población de Puerto Saavedra vive en condiciones de indigencia. Un 38,7 por ciento son pobres. El 60 por ciento no supera la agobiante línea de pobreza. Un 98,6 por ciento sobrevive en condiciones de hacinamiento, mientras sólo un 44,3 de los hogares cuentan con agua potable. Las estadísticas del INE (2002), también preocupan: el 32,2 por ciento de la población cuenta con pozos o norias para obtener agua, y el 23,5 por ciento se abastece desde ríos, vertientes y esteros. Impresiona saber que el 81,6 de los hogares dispone de un pozo negro y el 1,1 por ciento no posee ningún sistema para desechar sus excrementos. Nueve de las diez comunas más pobres del país están en la IX Región. Sólo un 7,9 por ciento de la población mapuche -la mitad en relación al promedio nacional-, logra acceder a la educación superior, según cifras del Mideplan. En los sectores rurales los índices de pobreza superan el 50 por ciento, según cifras oficiales.

No hace mucho, 17 personas -en su mayoría niños- murieron tras zozobrar la pequeña lancha en que viajaban en el lago Maihue. En zonas rurales de la IX y X regiones se navega en frágiles botes para llegar al trabajo o al colegio. No hay caminos. Luego de la tragedia, el gobierno decidió invertir 6.000 millones de pesos para "renovar embarcaciones". El alcalde de Puerto Saavedra, Ricardo Tripainao, dice: "El gobierno ha estimado apoyar a los lugares más aislados y ahí nos encontramos nosotros. En el sector del Budi tenemos islas dentro de otras islas. En isla Llepo, viven trece familias y en Nahuelhuapi, unas veinte". Durante el anterior temporal, en julio, casi toda la IX región fue declarada en "alerta amarilla". Inundaciones y nieve aislaron Curacautín, Collipulli, Lonquimay, Curarrehue, Melipeuco y Renaico. Según el director regional de Indap, Andrés Castillo, "22.000 hectáreas y 16.100 animales fueron afectados. Agricultores de las comunas de Carahue, Toltén, Nueva Imperial, Teodoro Schmidt, Lonquimay, Loncoche, Galvarino, Freire y Puerto Saavedra sufrieron inundaciones que afectaron las praderas donde pastan sus animales". La extrema pobreza en está íntimamente ligada al desempleo y los problemas sociales. Persisten las familias en campamentos. El 2005, el Tercer Catastro Nacional de Campamentos descubrió más de 700 familias viviendo en 23 campamentos en la IX Región.

Carahue y Puerto Saavedra son comunas con altos índices de pobreza y alcoholismo. "En Puerto Saavedra el alcoholismo es una lacra social. Niños de siete años y adolescentes que no superan los 14 ya presentan problemas. Se oculta, nadie quiere asumir que ocurre. Y es que se asocia a la pobreza, violencia intrafamiliar y deserción escolar. Intentan aplacar la miseria sólo con infraestructura y subsidios, pero no es solución si no hay trabajo ni perspectivas de futuro. Puerto Saavedra y Carahue ocupan los primeros lugares en alcoholismo en el mundo", dice Jacqueline Caniguán. Según el fiscal de Carahue, Cristián Voullieme, "el alcohol incide en el 80 por ciento de los delitos en la comuna. Denuncias por lesiones, delitos contra la propiedad y sexuales, y abigeato, los más comunes, presentan alarmante incidencia de alcoholismo".

Inequidad y estupidez

"Los sueldos son muy bajos y no hay fuentes laborales", nos dice la gente. "Algunos trabajan mientras se construye el hospital de Saavedra", "eso durará sólo unos meses más y después se volverá a la pesca", agregan otros. "En verano está la cava de papas", "se sacan papas en los fundos, pero pagan poco".

Puerto Saavedra es la comuna con mayor población mapuche del país. Pero los que se reconocen como tales en el puerto son cada vez menos. En el sector rural todos son mapuche y la mayoría habla mapuzungun. "Hay escuelas interculturales y profesores muy comprometidos", dicen. "Para el gobierno educación intercultural es sólo folclor: vestir a los niños con prendas tradicionales, que las niñas preparen comida, y se juegue palín. No necesitamos educación intercultural, Hemos vivido la interculturalidad por siglos. El pueblo chileno debiera educarse interculturalmente. Obligan a nuestros niños a asistir a actos públicos en honor del genocida del pueblo mapuche Cornelio Saavedra, una absoluta estupidez", dice Jacqueline Caniguán.

Hay un liceo técnico profesional y otro en el Budi. Pero la educación es deficiente: "Quienes han tenido acceso a educación superior son contados con los dedos. Cada cinco años un alumno entra a la Universidad, pero la mayoría fracasa", agrega.

En alto de Puerto Saavedra, cerca de las comunidades del Budi, se construye el hospital Arturo Hillerns que reemplazará al antiguo construido hace más de 30 años. Se invertirán 3.000 millones de pesos. Según el director del nuevo hospital, Daniel Muñoz, "la calidad de atención será totalmente distinta a la que podíamos dar en el antiguo recinto que tenía muchos problemas estructurales y un reducido espacio físico". Se emplazó en la antigua comunidad de Muncul. La población, los loteos y el hospital están sobre sitios ceremoniales: un palihue y un nguillatuwe. Cuando lo hicieron presente en el Concejo municipal fueron completamente incomprendidos. Nadie entendió que esas tierras debían protegerse. Decidieron construir ahí y no en los terrenos que la Iglesia Católica tiene inutilizados.

Aguas Araucanía ha construido veintitrés Plantas de Tratamiento de Aguas Servidas -PTAS- en la IX Región. "Duplicó la cobertura en tratamiento que, previo al inicio del plan de saneamiento, sólo alcanzaba el 15 por ciento", dicen las autoridades. Pero un informe de la Mesa de Trabajo sobre Plantas de Tratamiento de Aguas Servidas revela el grave daño ambiental que están produciendo: "La empresa modificó el Plan de Inversiones sin una adecuada información a la ciudadanía, recayendo en conductas que la propia Corte Suprema ha calificado como contrarias a la buena fe". Se reconoce que las PTAS químicas "están generando una inequidad para los habitantes de la IX Región", pues la totalidad de las plantas están siendo instalas en tierra mapuche. En Puerto Saavedra sólo los lafkenche y los pescadores se movilizaron en su contra.

Aprendiendo a salir al mar

Los pescadores de Puerto Saavedra tienen dos sindicatos. "No hay acceso al mar después del maremoto", nos dicen. "El maremoto minó la esperanza de la gente. Hay miedo que se repita", señala José. "Somos un pueblo pobre. Hace poco que hay una sucursal del banco y aún no hay farmacias, y si uno se enferma tiene que ir a Carahue -a 30 kilómetros-, a comprar un remedio", agrega Pedro. Generalmente pescan en el río y hace poco que tienen lanchones. "Estamos aprendiendo a salir al mar", dicen. Gracias a proyectos Fosis hoy tienen botes nuevos y en la caleta cultivan choros. Pescan róbalos, lisas, corvinas, pejerreyes, reinetas, congrios y pejegallos, "cuando hay buen tiempo".

Apoyan la lucha de Mehuín y coinciden bastante con los planteamientos del resto de los pescadores: "Es que tenemos los mismos problemas. Si Celco contamina afectará también esta costa", agregan. El año pasado, hicieron ver su molestia por las incursiones de barcos pesqueros de gran calado. "Somos los más perjudicados con la extracción masiva y la pesca de arrastre", dice José Ruiz, presidente del Sindicato de Pescadores Artesanales San Enrique.

Comúnmente grandes pesqueros ingresan a la zona de exclusión, provocando serios daños en el litoral en desmedro de la pesca artesanal. "Son embarcaciones de gran tonelaje y a escasos metros de la orilla, a no más de 300 metros. Es una burla. Se pasean delante de nuestras narices. Advertimos a quienes tripulan que están realizando extracción en las cinco millas, pero los capitanes no hacen caso. Además, la Subsecretaría de Pesca no fiscaliza como corresponde. Se supone que se instaló un sistema satelital a los pesqueros que realizan pesca de arrastre, sobre todo en aquellas que realizan pesca de arrastre. Los barcos vienen de Talcahuano y la X Región, son de transnacionales", agrega.

En Puerto Domínguez, al interior del Budi, recientemente se inauguraron 12 embarcaderos menores y uno mayor. El MOP anunció que destinará 3.000 millones de pesos en pavimentar el camino entre Carahue y Puerto Domínguez. Para el edil Ricardo Tripainao, "el muelle atracadero de la barcaza que traslada a personas de las islas del sector de Huapi, Nahuelhuapi y de Isla Llepo, servirá para llevar material al molino, tomar el bus, mejorar el acceso a educación y salud, lo que va en directo beneficio de la comunidad", dice.

Jorge Millán, fabrica canastos con varillas de mimbre: "Navego todos los días para vender mi artesanía y recoger varillas", señala. Mientras, la anciana María dice que "algo se vende" a los turistas. "Hay pocas cosas que hacer", dice. "es que a una ya no le dan trabajo". Otros sacan con sus yuntas de bueyes cochayuyos del mar para vender. "No hay trabajo". "Acá en el verano el turismo da algo de plata, pero después todo el año no viene casi nadie", dicen. La señora María trabaja junto a una de sus nietas, de no más de nueve años. Desconoce el informe "Trabajo infantil y pueblos originarios en Chile (OIT)", que señala: "La obligación de trabajar expone a muchos niños, niñas y adolescentes a graves riesgos de salud y los conduce a la deserción escolar, lo que contribuye a cerrar el círculo de pobreza y precariedad que envuelve a la población indígena y rural. Un 86 por ciento de los niños indígenas trabaja entre 4 y 6 horas diarias. Alrededor de un 10 por ciento de los niños indígenas debe trabajar a causa de la situación de pobreza que afecta a sus familias".

 



¿Buscas algo?

Utiliza este buscador:

Si no encuentras lo que buscas escrbenos un comentario.

Enlaces

Algunos sitios recomendados

    Secciones

    Todas las secciones del blog